Troker y el jazz que se lleva con todo

En la segunda semana de septiembre, “Troker” de Guadalajara pisará base por primera vez en el Monterey Jazz Festival en Estados Unidos, uno de los mejores del mundo en este género de música, sino es que el mejor.

“Es uno de los festivales más importantes del mundo, y que volteen a ver a una banda mexicana, de jóvenes, con una propuesta más arriesgada nos da muchos gusto que cada vez se nos está abriendo más oportunidades”, dijo Samo González, contrabajo.

Actualmente el sexteto es integrado por Diego Franco en el saxofón, Samo González en el contrabajo, Chay Flores en la trompeta, Frankie Mares en la batería, Christian Jiménez en el piano y DJ Sonicko en las tornamesas.

Recientemente fueron parte del Festival de Jazz de Nueva York, “la mata del jazz”, dijo Samo y una revista local calificó su presentación como la mejor de toda la temporada.

Esta banda instrumental (en el sentido que no tiene cantante), también fue parte del Guanajuato Internacional Film Festival, en el día de la inauguración, el 22 de julio en San Miguel de Allende. La presencia de Troker en un festival de cine no es gratuita: que no se olvide que fueron ellos los que musicalizaron y grabaron un disco para la clásica película “ El automóvil gris”, de 1927.

La presentación en el Monterey Jazz Festival es parte de una gira con 80 conciertos en 40 días. Ya hicieron una parte de ese tour que concluirá en julio de 2017. “Nos queremos meter como la humedad allá”, dijo.

Troker tiene la triste cualidad de ser una banda más solicitada en el extranjero que en su país, México, donde es desconocida por muchos y es tratada como una más del montón. En México ha sido tres veces parte del “Vive Latino”, han estado en el Coordenada de Guadalajara, el Festival Cervantino y en Cumbre Tajín Riviera Maya, así como en otros festivales de música alrededor de la república mexicana.

Son clientes en el festival de Montreal, han hecho seis veces gira en Europa, han estado en Glastonbury, Inglaterra, Estados Unidos y toda Centro América.

El sexteto tiene la cualidad de ejecutar un jazz que es como el chile de México, va con todo. Eso significa que pueden tocar varios géneros: “Hemos ido demostrando que somos una banda que pues estar en cualquier tipo de festival, yo creo que eso ha faltado más en México, que la gente crea en nuestro trabajo y que crea que la gente sí lo va a disfrutar”, dijo Samo.

El músico dijo que seguirán viajando por el mundo, pero siempre regresarán. “Nos gusta México, nos vamos a todos lados, pero siempre regresamos”, concluyó.