Troker en vivo: más vivos que nunca

Tocar es nuestra razón de ser. Desde su génesis, una canción nuestra está hecha para ser escuchada en vivo. Y es que nos hemos clavado con la idea de que una buena banda no debe ser medida por cómo se escuche en estudio, sino por cómo se escucha en vivo. Le echamos todas las ganas del mundo cada vez que tocamos.

Tenemos 10 años juntos, entonces conocemos cada una de nuestras atmósferas musicales, nuestra sincronía es clave para poder tocar en vivo. Igual, aunque tengamos 10 años sudando la gota gorda, entregando todo en los escenarios, una de las cosas que tenemos es que constantemente encontramos admiración en los unos a los otros. Tenemos mucho respeto por el trabajo de cada integrante de Troker. Es algo muy importante respetar y querer a tus compañeros de grupo, porque todo lo que sientes se transmite al público.

Dicen que las bandas que beben juntas se quedan juntas. A lo mejor es porque de repente nos echamos unas chelitas juntos que somos amigos. Y en Troker, más que amigos, somos brothers. Hemos atravesado muchas cosas juntos, tenemos un vínculo emocional profundo y esto se transmite en el escenario. Cuando nos subimos a tocar, compartimos el mismo sentimiento: no nos podríamos imaginar haciendo otra cosa, no hay otra cosa en el mundo que nos guste tanto como hacer música juntos.

Buscamos que escucharnos en vivo sea una fiesta, por que lo es para nosotros. Sonreímos, bailamos, movemos la mata. Sí, buscamos un buen sonido pero más que nada, nos subimos a tocar porque nos divierte y nos enchina la piel. Si logramos eso en por lo menos una persona del público, nos podemos dar por bien servidos.